LA SANTA CENA: ¿PARA QUIÉNES?

October 10, 2015

 

Muchas iglesias evangelicas tienen la practica de dejar la participacion de la Santa Cena a la consciencia de cada uno. En nuestros tiempos en que tantos ‘evangelicos’ andan de iglesia en iglesia, muchos pastores se han dado por vencido en cuanto a asegurar que solo sean creyentes que participen, y se limitan a dar una pequena advertencia de probar su corazon, y asi se invita a todos. Otros pastores, por la mala ensenanza que recibieron, piensan que es un asunto totalmente individual - entre la persona y Dios - y que el pastor y los ancianos no pueden hacer nada para impedir que se tome la Santa Cena. Creo que es necesario echar un vistazo a la Biblia en cuanto a como practicar la Santa Cena de una manera biblica. Aqui no vamos a explorar toda la ensenanza rica sobre este sacramento, sino solo lo que atane a los participantes. Para una exposicion amplia, el lector podria consultar La Institucion de Calvino en la respectiva seccion, y tambien las confesiones historicas con sus bases biblicas, tales como la Confesion de Fe de Westminster, la Confesion de Fe de Londres, el Catecismo Mayor de Westminster, la Confesion Belga, y el Catecismo de Heidelberg.

 

El Antiguo Testamento

 

Tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo, Dios siempre ha dejado senales y signos de su gracia y su salvacion. La circuncision era senal del ‘pacto’ entre Dios y Abraham, y de hecho se llama el ‘pacto’ entre Dios y Abraham (Genesis 17:10). Dios se habia comprometido con Abraham en gracia (Genesis 12:1-3), y la respuesta de Abraham era responder a Dios observando la senal del pacto (la circuncision) y andar delante de Dios en santidad (Genesis 17:1).

 

El hecho de que la circuncision se llama ‘un pacto’ es muy significativo. En la Biblia es siempre Dios quien establece el pacto. Dios toma la iniciativa, y Dios establece las condiciones. Abraham era receptor de este pacto, y su papel era responder en fe y obediencia al pacto de Dios. Una de las respuestas de fe era observar la circuncision en sus hijos, asi afirmando publicamente que creia en las promesas de Dios. Observar este ‘pacto’ significaba reconocer la prioridad de Dios, y responder en obediencia y fe. Lo importante de notar aqui es que Abraham no ponia su propias condiciones, sino aceptaba las condiciones de Dios en el pacto.

 

Cuando Dios saco a su pueblo de Egipto, les dio una segunda senal - la pascua. Esta cena de recuerdo debia formar parte de la identidad de Israel para todas las futuras generaciones. La pascua celebraba el terrible juicio de Dios sobre los egipcios opresores, y la salvacion y promesa de Dios de la tierra de Canaan. La pascua tambien celebra el ‘pact