1 y 2 de Reyes "Una síntesis con los ojos puestos en Cristo"

El libro de 1 y 2 de Reyes constituyen un solo libro en el canon hebreo, fue escrito por uno o varios profetas de Israel durante el periodo de exilio, estos libros narran los eventos que acontecieron en la historia del pueblo de Dios luego del reinado de David, cubre un periodo de por lo menos 453 años de historia. Estos eventos inician con el reinado de glorioso de Salomón, luego continua con la división del Reino en Israel (10 tribus) y Judá (2 tribus) y termina narrando la decadencia espiritual y moral de ambos reinos que terminan siendo invadidos por los imperios Egipcio, Asirio, Sirio y Babilónico.

El libro inicia con el reinado glorioso y firme de Salomón (1 Re. 2:12) quien fue ungido por el sacerdote Sadoc y coronado públicamente como rey en medio de una gran conspiración contra David. Una vez muere David, Salomón se asegura de acabar con toda conspiración contra su reino, Adonías el cosnpirador es juzgado y muere por mano de Joaida (1 Re. 2:24-25), Abiatar es destituido (1 Re. 2.26) y Joab ejecutado en el altar (1 Re. 2:31-32). Luego Salomón se casa con la hija de Faraón (1 Re. 3:1-2) y aunque amaba a Jehová su devoción era sincretista (1 Re. 3.4) y aun a pesar de esto el Señor en su gracia le concede sabiduría y lo bendice con riqueza, fama y honor. La sabiduría de Salomón anticipa el reinado glorioso y sabio del mesías que vendría de sus lomos (Lucas 11:31), aunque su sabiduría no fue perfecta por causa de su falta de temor de Dios en gran parte de su reinado.


A partir del Capitulo 4 de 1 de Reyes se nos cuenta como salomón organiza la nación de Israel dividiéndola en 12 distritos con sus respectivos gobernadores los cuales estaban obligados a mantener al rey y su casa abasteciéndole una vez al año. Luego Salomón tomo medidas para mantener la paz haciendo alianzas por medio de matrimonios y tratos diplomáticos, además de levantar ciudades fortificadas en los limites de Israel. Luego de que Salomón construye su casa, inicia la construcción del templo (1 Re. 6) el Señor confirma su pacto con él y le promete cumplir su juramento a David habitando en medio de los hijos de Israel y no abandonarles, el templo es dedicado al Señor en el Capitulo 8, ahora Dios tiene su morada permanente en Israel y se promete que todo el que orare hacia el templo será escuchado por Dios y en su oración Salomón proféticamente anticipa que a pesar de que Dios disciplinará a su pueblo al dispersarlo, ellos podrán volver su rostro al Señor y calamar hacia el templo y entonces alcanzarán misericordia (1 Re. 8:47-51). Por su puesto este templo es un anticipo de Cristo, el tabernáculo de Dios con los hombres (Jun. 1.9), todo el que orare arrepentido hoy y mirare el rostro del Señor y clamare en su nombre será oído y el Señor tendrá de él misericordia (Jun. 14:13).


Luego en el Capitulo 11 se nos narra la apostasía de Salomón, que tuvo un aren de 700 esposas y 300 concubinas, cosas que la le ley de Jehová condena (Deut 17:16) y que efectivamente desviaron su corazón hacia la idolatría, su corazón no fue recto como el de su padre David (Aunque en Reyes no se narra que el rey se halla arrepentido de su apostasía, si podemos concluirlo por los libros que después escribió Salomón donde habla del temor de Jehová), así que Dios se enoja contra él por no ser fiel a su pacto y decide juzgarle al dividir su reino, sin embargo le promete que por amor a David no dividirá el reino sino cuando él muera y que habrá un sucesor suyo en una de las tribus. Entonces luego de la muerte de Salomón Roboam su hijo es coronado Rey, luego Jeroboam uno de los siervos de Salomón y 10 tribus de Israel se rebelan contra él y así se divide Israel entre:


  • Las 10 tribus del norte que serán gobernadas por varias dinastías (Jeroboam, Baasa, Zinri, Omri, Jehú, Salum, Manahem, Peka y Oseas) que se olvidan por completo de Dios apostatando y terminan siendo juzgadas y llevadas cautivas por el imperio Asirio

  • Las 2 tribus del Sur que serán gobernadas por 20 reyes de la simiente de David (Roboam, Abías, Asa, Josafat, Joram, Ocozías, Joás, Amasías, Azarías, Jotam, Acaz, Ezequías, Manasés, Amón, Josías, Joacaz, Joaquín y Sedequías), aunque algunos fueron apostatas, otros permanecieron fieles, el mas distinguido de estos reinos fue el de Ezequías, quien gobernó cuando fue llevado cautivo el reino del Norte (2 Re. 18), él eliminó los ídolos, destruyo los altares de los lugares altos y la serpiente de bronce que levantó Moisés y se que había convertido en objeto de adoración en Judá, luego celebró la pascua e invitó a los que habían quedado del reino del norte, al final de sus días Ezequías presume con sus riquezas a unos visitantes de Babilonia y el Profeta Isaías anticipa que Babilonia quitará todo cuanto hay a Jerusalén sin quedar nada (2 Re. 20.17) y así sucedió en el reinado de Sedequías (2 Re. 25) quien fue llevado cautivo por Nabucodonosor.

El escritor de Reyes enfatiza en la maldad e impiedad obstinada de los reyes del norte y aunque hubo algunos reyes que se convirtieron a Dios en el reino del Sur el autor narra como muchos fallaron, por tanto el pueblo sufrió las consecuencias al ser conquistados por naciones extranjeras, así que todo Israel termina en el exilio por la infidelidad de estos reyes al pacto de Dios. Esto anticipa la necesidad del Rey justo que se sentara para siempre en el trono de David y que es prometido por Dios en Isaías 11, este rey justo traerá la presencia permanente de Jehová sobre su pueblo en medio del exilio como anticipa Ezequiel y levantara un nuevo templo conformado de piedras vivas (1 Pedro 2.5), este nuevo templo es la iglesia la morada de Dios, la casa de Dios. Que increíble es que hoy estemos viviendo a la luz de esta nueva realidad, tenemos un rey perfecto reinando sobre nosotros, un rey que fue fiel a Dios y por cuya obediencia son constituidos Justos (Romanos 5:17) todos los que crean en su nombre.

0 vistas

VISÍTANOS:

 

Domingo 9-12 AM

 

​​Av. Boyacá #99-14

Tel. 3112134704

Bogota D.C. - Colómbia

Síguenos 

  • Facebook Clean Grey
  • Twitter Clean Grey
  • SoundCloud Clean Grey

© Diseñado por Andrés Espinoza