¿Por qué nuestra iglesia bautiza a los bebés?

¿Te sorprende saber que aunque somos presbiterianos, también somos bautistas? El hecho es que bautizamos. Nuestro desacuerdo con nuestros hermanos bautistas no consiste en si debemos bautizar; es sobre a quién debemos bautizar. Bautizamos creyentes profesantes y sus hijos. ¿Por qué bautizamos a sus hijos?

Antes de responder, déjame decirte que no estamos solos en esta práctica. El bautismo infantil ha sido una practica histórica de la iglesia desde sus inicios!. En su libro Contornos de teología, AA Hodge lo resume así:

"La práctica del bautismo infantil es una institución que existe como un hecho, y prevalece en toda la iglesia universal, con la excepción de los bautistas modernos, cuyo origen definitivamente se remonta a los anabautistas de Alemania. , alrededor del año 1537 dC ... "

Entonces, como prueba, cita a Ireneo (que nació antes de la muerte del apóstol Juan), Justino Mártir (138 dC), Tertuliano (nacido en 160 dC), chipriota (253 dC), y Agustín (nacido en 354 dC). Hodge concluye:

"... el bautismo infantil ha prevalecido (a) desde la era apostólica, (b) en todas las secciones de la iglesia antigua, (c) ininterrumpidamente hasta la actualidad, (d) en cada una de las grandes iglesias históricas de la Reforma, mientras que sus impugnadores datan desde la Reforma ".

La conclusión es que bautizamos a los hijos de creyentes en la Iglesia Presbiteriana Ortodoxa porque creemos firmemente que la Palabra de Dios nos dice que lo hagamos.


Para responder correctamente la pregunta, "¿Deberíamos bautizar a los bebés?" tienes que mirar la Palabra de Dios como tu guía autorizada. Tienes que preguntar, "¿Es el bautismo infantil bíblico ?"


Habiendo dicho eso, todavía tiene que enfrentar la pregunta de cómo abordar correctamente la Biblia para comprenderla correctamente. Los creyentes comúnmente abordan temas como el bautismo al mirar textos de prueba desconectados (por ejemplo, "¿Qué versículo de la Biblia enseña explícitamente el bautismo infantil?"). Sin embargo, comienza a ver un problema grave con este enfoque, cuando observa que este es el mismo enfoque que usan las sectas para negar otras doctrinas (por ejemplo, "¿Qué versículo en la Biblia enseña explícitamente que el sábado fue cambiado desde el séptimo día? hasta el primer día de la semana? ") De hecho, este es exactamente el mismo enfoque que usan los cultos para negar lo esencial de la fe (por ejemplo," ¿Qué versículo de la Biblia enseña explícitamente a la Trinidad? ").


Una mejor manera es dejar que las Escrituras interpreten las Escrituras, es decir, interpretar textos a la luz de su contexto inmediato, a la luz de su contexto más amplio, a la luz del sistema total de verdad enseñado en la Palabra de Dios.

Este segundo enfoque es mejor porque para comprender correctamente los textos, debe interpretarlos en su contexto. Y cuando adoptas este segundo enfoque, descubres que hay una clara orden bíblica para bautizar tanto a los creyentes como a sus hijos.

Me gustaría invitarlo a considerarlo a la luz de la siguiente explicación de cinco pasos:


  1. La iglesia del Antiguo Testamento y la iglesia del Nuevo Testamento son, en esencia, la misma iglesia;

  2. Dios incluye a los hijos de los creyentes como miembros de esta iglesia;

  3. En la era del Antiguo Testamento, a los hijos de creyentes, porque eran miembros de la iglesia, se les dio la señal de la circuncisión;

  4. En la era del Nuevo Testamento, Dios tomó el signo de la circuncisión y lo cambió al bautismo;

  5. Por lo tanto, en la era del Nuevo Testamento, a los hijos de creyentes, porque son miembros de la iglesia, se les debe dar la señal del bautismo.

Echemos un vistazo más de cerca a estos.


Paso 1. La iglesia del Antiguo Testamento y la iglesia del Nuevo Testamento son, en esencia, la misma iglesia.


Algo así como una oruga y una mariposa, que son muy diferentes en forma , pero son lo mismo en esencia .

  • Ambos tienen el mismo camino de salvación . Romanos 4: 13— Porque no por la ley fue dada a Abraham o a su descendencia la promesa de que sería heredero del mundo, sino por la justicia de la fe

  • Ambos miran al mismo Salvador . Romanos 3: 20-26— “Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas;la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia,por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús,a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados,con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús.”. En los tiempos del Antiguo Testamento, las personas fueron salvados por confiar en la obra redentora que Dios iba a proveer en Cristo. Hoy, las personas se salvan al confiar en la obra redentora que Dios ha provisto en Cristo. Cuando los creyentes del Antiguo Testamento trajeron sacrificios en la fe, confiaban en el sacrificio que Dios algún día proporcionaría. Hebreos 10: 1-14: “Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se acercan..... ;porque la sangre de los toros y de los machos cabríos no puede quitar los pecados.... En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre... Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios.... porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados.

  • Ambos están bajo la misma relación de pacto . Gálatas 3: 7-29— “Así Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia.Sabed, por tanto, que los que son de fe, éstos son hijos de Abraham.Y la Escritura, previendo que Dios había de justificar por la fe a los gentiles, dio de antemano la buena nueva a Abraham, diciendo: En ti serán benditas todas las naciones.De modo que los de la fe son bendecidos con el creyente Abraham..... Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero), para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu.,,,“Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa.

  • Ambos son miembros del mismo cuerpo . Efesios 2: 11-19: “Por tanto, acordaos de que en otro tiempo vosotros, los gentiles en cuanto a la carne, erais llamados incircuncisión por la llamada circuncisión hecha con mano en la carne.En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo.Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo.Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación,aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz,y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades.Y vino y anunció las buenas nuevas de paz a vosotros que estabais lejos, y a los que estaban cerca;porque por medio de él los unos y los otros tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre.Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios,

  • Ambas son "ramas" en el mismo olivo , Romanos 11: 17-26. El apóstol Pablo declara que Israel en su conjunto no fue desheredado, sino que los judíos incrédulos fueron separados de su propio olivo, y las ramas gentiles injertadas en su lugar; y él predice un tiempo cuando Dios convertirá a muchos judíos y los injertará nuevamente en el mismo árbol con los gentiles creyentes.

Debido a que la iglesia del Antiguo Testamento y la iglesia del Nuevo Testamento son, en esencia, la misma iglesia, a veces intercambian nombres. Por un lado, la Biblia llama al Israel del Antiguo Testamento "la iglesia". "Iglesia" [ ecclesia ] es la palabra griega del Nuevo Testamento para la "congregación" hebrea del Antiguo Testamento [ qahal ]. Compare el Salmo 22:22 con Hebreos 2:12. Así, Esteban llamó a la congregación de Israel en el Monte Sinaí "la iglesia en el desierto", Hechos 7:38. Por otro lado, la Biblia llama a la iglesia del Nuevo Testamento "Israel", Gálatas 6:16. El apóstol Pedro aplica los ricos términos del Israel del Antiguo Testamento a la iglesia del Nuevo Testamento. 1 Pedro 2: 9— "eres una raza elegida, un sacerdocio real, una nación santa, un pueblo para la posesión de Dios". El apóstol Pablo describe a todos los que descansan solo en Cristo como "la verdadera circuncisión", Filipenses 3: 3. Santiago llama a una iglesia local una "sinagoga", Santiago 2: 2. Los "ancianos" de la Iglesia del Nuevo Testamento son idénticos en nombre y función a los de la sinagoga del Antiguo Testamento.


Entonces, la iglesia del Antiguo Testamento y la iglesia del Nuevo Testamento son en esencia la misma iglesia.

Paso 2. Dios incluye a los hijos de los creyentes como miembros de esta iglesia.


Nuestros hermanos bautistas a veces se preguntan por qué consideramos que los hijos de los creyentes son miembros de la iglesia. La razón es que ...


  • El Dios viviente mismo abrazó a los hijos de los creyentes como miembros de su iglesia . Y estableceré mi pacto entre mí y ti, y tu descendencia después de ti en sus generaciones, por pacto perpetuo, para ser tu Dios, y el de tu descendencia después de ti.” (Génesis 17.7, RVR60)

  • Además, Dios en ninguna parte rescindió (Dejar esta parte del pacto sin efecto o validez) este principio de que los hijos de los creyentes son miembros de la iglesia . Esto es muy significativo Para mantener su posición, aquellos que se oponen al bautismo de infantes tienen que demostrar que rescindió este principio. ¿Dónde enseña eso la Biblia? Esta es una pregunta que exige una respuesta. Matthew Henry lo puso de esta manera: "Nuestros oponentes nos llaman a probar mediante la Escritura expresa que los niños están en el pacto; pero ciertamente, después de haber demostrado incluso que estaban en el pacto, les corresponde mostrar dónde y cuándo fueron expulsados ​​del pacto; que nunca fueron capaces de probar, no, ni por el menor paso de una consecuencia. Es tan claro como el sol al mediodía que la semilla de los creyentes tenía derecho al sello iniciador del pacto; ¿Y cómo llegaron a perder ese derecho? Si la simiente de los creyentes que fueron llevados al pacto, y tenían derecho al sello de iniciación bajo el Antiguo Testamento, ahora quedan fuera del pacto y privados de ese derecho, entonces los tiempos de la ley estaban más llenos de gracia que los tiempos del evangelio; lo cual es absurdo ¿Se puede imaginar que los gentiles están, con respecto a sus hijos, en peor estado que bajo el [Antiguo Testamento]? Entonces, si un gentil era proselitista y llevado al pacto, su simiente era llevada con él; y ese privilegio es denegado ahora? ¿Está la simiente de la fe de Abraham en una condición peor que la simiente de la carne de Abraham?


Y, como ven, la visión bautista se basa en esta suposición oculta: la suposición de que, en el Nuevo Testamento, los hijos de creyentes ya no son miembros de la iglesia.

¡Pero cuando lees el Nuevo Testamento encuentras todo lo contrario! El Nuevo Testamento se alinea con el Antiguo Testamento al continuar asumiendo que los hijos de creyentes están incluidos en la iglesia.