El Alto llamado a ser Esposa y Madre


“Hoy las mujeres han sido liberadas completamente de la libertad genuina de la que disfrutaron durante siglos para supervisar el hogar, criar hijos, y buscar la creatividad personal; se les ha lavado el cerebro para que crean que la ausencia de una ocupación titulada y remunerada esclaviza a una mujer al fracaso, al aburrimiento y al encarcelamiento dentro de los confines del hogar.

Aunque el feminismo habla de liberación, realización personal, derechos personales y ruptura de barreras, esas frases inevitablemente significan lo opuesto. De hecho, lo cierto es lo opuesto, porque un trabajo asalariado y una posición titulada impiden en instinto natural de una mujer para anidar y para la maternidad, invirtiendo sus prioridades de tal manera que los fracasos vienen casi inevitablemente en el ámbito de la crianza de sus propios hijos y en la construcción de un escudo terrenal para aquellos a quienes ama.

Las mujeres deben darse cuenta que lo mundano siempre acompañará cada tarea, por muy alto que sea el salario o prestigioso que sea el trabajo, el aburrimiento es inevitable aunque tu lugar de trabajo sea el hogar, y ¿donde esta el tiempo para la creatividad personal cuando en esencia tienes dos trabajos, uno en el hogar y otro por fuera?…

El ser ama de casa, siendo esposa y madre a tiempo completo, no es una sequía de la utilidad sino un oasis rebosante de oportunidades; no es una celda deprimente para encerrar tus talentos, sino un catalizador brillante para encausar la creatividad y las energías hacia un trabajo con significado; no es una cuerda para atar tu productividad en el mercado, sino las riendas para guiar tu posteridad en el hogar; no es una restricción represiva de la destreza intelectual para la comunidad, sino una liberación de sabia instrucción para tu propio hogar; no es una tarea amarga de inferioridad para tu persona, sino la brillante incertidumbre de lo ingenioso del plan de Dios para la complementariedad de los sexos, especialmente en como esta desarrollado en el plan de Dios para el matrimonio; no es una limitación de los dones disponibles ni una tacañería en la distribución de los beneficios de esos dones, si no mas bien la multiplicación del legado de una madre a las generaciones venideras y la generosa concesión de todo lo que Dios quiere que una madre dé a aquellos que han sido puestos a su cuidado”

Entradas Recientes

Ver todo

VISÍTANOS:

 

Domingo 9-12 AM

 

​​Av. Boyacá #99-14

Tel. 3112134704

Bogota D.C. - Colómbia

Síguenos 

  • Facebook Clean Grey
  • Twitter Clean Grey
  • SoundCloud Clean Grey

© Diseñado por Andrés Espinoza